lunes, 14 de septiembre de 2009

ZAPATA VIVE EN CARRILLO PUERTO



Carlos Chablé Mendoza
Cronista de ciudad.

La mesa temática “Zapata en la tradición oral, Zapata icono del arte contemporáneo” se hizo por un motivo especial, hoy se cumplen 100 años de que Emiliano Zapata fue nombrado por su comunidad como presidente del Consejo para la defensa de las tierras de Anenecuilco. Con ese importante encargo dio comienzo su trayectoria como revolucionario agrarista y defensor del derecho de los pueblos indígenas a su territorialidad, sus ideas llegaron a influir hasta aquí, en la Península de Yucatán y se concretaron en la creación del Partido Socialista del Sureste (PSSE).

Muy interesante fue esta actividad para la mayoría de los asistentes entre los que hubo jóvenes estudiantes, investigadores, profesores, promotores culturales y funcionarios del ayuntamiento. Luego de la bienvenida a cargo de este cronista y de la presentación que hizo el Lic. Sebastián Estrella Pool de las ponentes, la doctora en letras hispanoamericanas y profesora de la Universidad de Oregon Ramsey Tracy platicó de las diversas fases de la vida de Zapata y nos lo enseñó ante todo como humano, como un esclarecido líder indígena decidido a luchar por los derechos de sus demás hermanos del sur y centro del país.

Llamó la atención que en cada aspecto de la vida del caudillo la dra. Tracy enseñaba una foto de archivo, de aquellas en las que antes de la charla seguramente nos acostumbramos a verlo como el héroe inalcanzable o al hombre hecho mito y leyenda, casi glorificado, idealizado pero muerto como sus ideas. Al menos ese ha sido el intento de los enemigos del agrarismo y los derechos indígenas: que le prendan las velas que quieran pero que no sigan su ejemplo.

Mas tiempo dedicó a la foto cuando Zapata cedió la silla presidencial a Francisco Villa, en aquel momento cuando los lideres de la Convención Revolucionaria entraron victoriosos a la ciudad de México. Esa actitud del caudillo fue para dejar en claro que no aspiraba a gobernar, que no era su meta llegar a ser presidente sino que tenía más bien una férrea convicción de servir a su gente. Cuando la ponente habló sobre la muerte de Zapata comentó el desesperado interés del gobierno por demostrar que el asesinado en Chinameca era en verdad Emiliano Zapata. Hoy, según la tradición oral recogida en el estado de Morelos por la Dra. Tracy, muchos ancianos sobrevivientes del zapatismo enseñan que después del 10 de abril de 1919 el caudillo siguió cabalgando muchos años más en las montañas del sur de México.

La intervención de Marisol Berlín Villafaña, promotora cultural y representante del Ceqroode, fue más ligera pero siempre interesante por el gran numero de imágenes con las que mostró la enorme cantidad de creaciones en artes plásticas, visuales, literatura, caricatura, poesía, canto, etc. que sus autores hicieron inspirados en la personalidad de Zapata. Algunos lo llamaron “el Atila del sur”, otros lo calificaron de bandido y mujeriego, pero, según la opinión de Berlín, Zapata fue ante todo una persona que jugó un papel protagónico en la revolución a favor de los pueblos indígenas.

Las imágenes que expuso, vistas con detenimiento sobre todo las fotografías de la época de auge del caudillo, muestran lo mismo a un Zapata triste y romántico como al absorto por sus pensamientos, al charro gallardo y valiente, al justiciero, al Zapata enamorado, en fin: todos somos Zapata o nos podemos ver representados por él. Y así pudimos conocer también al Zapata de la insurrección maya de 1994 que aun encapuchado nos enseña su mirada decidida a continuar una lucha postergada.

La mesa temática “Zapata en la tradición oral, Zapata icono del arte contemporáneo” fue convocada por la Secretaría de Cultura, la Comisión Organizadora del Bicentenario de la Independencia y el Centenario de la Revolución en esta ciudad, y el Centro Quintanarroense de Desarrollo, AC (Ceqroode). El momento álgido de esta actividad realizada anoche en la Casa de la Cultura de Carrillo Puerto fue tal vez cuando la profesora Antonieta Aguilar Ríos salió de entre el público para compartir brevemente sus vivencias en el estado de Morelos, cuando interpretó un Himno a Emiliano que se cantaba en las escuelas junto con el Himno Nacional y cuando leyó algunas estrofas del Corrido a Zapata.

Luego de los aplausos que le siguieron hasta el regreso a su asiento la mesa temática se convirtió en alegre tertulia a cuyo término todos y todas se fueron seguramente con la sensación de que Zapata caminaba junto a cada uno de nosotros.

Así son las cosas aquí en el centro de la cultura maya de Quintana Roo, las celebraciones de 2010 deberán tener sentido para los que habitamos aquí y esta que fue la segunda actividad realizada para promover los festejos del Bicentenario y Centenario, tuvo especial sentimiento pues don Felipe Carrillo Puerto además de haber sido nombrado por Zapata en 1914 como coronel de caballería del Ejercito Libertador del Sur, regresó al año siguiente a Yucatán para dar continuidad al pensamiento y lucha del caudillo. Organizó junto con otros lideres obreros y campesinos el PSSE, y retomando la bandera de ¡Tierra y Libertad!, llegaron a empoderar a los mayas a través de las Ligas de Resistencia, a ser gobierno popular cuyas obras y acciones han trascendido y dejado profunda huella en nuestra historia regional.

F. Carrillo Puerto, Quintana Roo, 12 septiembre de 2009.