lunes, 19 de octubre de 2009

ACAMAYA Y LOS 517 AÑOS DE RESISTENCIA



En el marco de las jornadas organizadas por la Academia de la Lengua y Cultura Mayas de Quintana Roo para conmemorar los 517 años de la resistencia y la identidad maya se realizó recientemente la conferencia “La lengua y la cultura maya como base para una propuesta metodológica para el desarrollo de la interpretación legal” que sustentaron en la casa de la cultura de esta ciudad los doctores Fidencio Briceño Chel y Antonio García Zúñiga.

Los investigadores del INAH delegación Yucatán, quienes al final del evento tomaron protesta como miembros honorarios de la Academia quintanarroense explicaron a un grupo de intelectuales mayas las diferencias que existen entre la interpretación que se realiza en discursos orales y la traducción de documentos escritos como actas, bandos, leyes, etc.

Destacaron que según los derechos lingüísticos de los pueblos indígenas establecidos en la Ley General que dio origen al INALI se establece que las lenguas mexicanas originarias deben usarse y son oficiales en las regiones donde se han asentado históricamente y que por lo mismo las instituciones de salud, educación, de procuración e impartición de justicia deben generar políticas públicas para hacer valer esos derechos ciudadanos.

Saludaron que la Acamaya este trabajando en la profesionalización de sus miembros ya que en agosto, coordinados con la UIMQROO, y el INAH realizaron un diplomado; e informaron que en Yucatán varias instituciones están sumando esfuerzos para capacitar en seminarios a los aspirantes a la certificación como intérpretes o traductores en juzgados.

En ese marco, el presidente de la Academia Juan Antonio Alonzo Díaz comentó que el secretario de esta organización quintanarroense, Gaspar Maglah Canul ya se encuentra haciendo interpretaciones para personas mayahablantes que así lo requieren a petición del juzgado segundo federal con el apoyo de la judicatura federal.

Briceño Chel retomó que no es sencillo hacer traducciones a lenguas indígenas porque el idioma maya se vale de recursos propios de la cultura y la cosmovisión, por lo que la conformación del sentido de los conceptos en maya van más allá de un significado simple. Entra en juego lo pragmático, lo cognoscitivo, lo lingüístico y lo cultural, que en conjunto modelan los mecanismos de creación y recreación de significados.

“El papel del intérprete implicará tomar en cuenta todos estos detalles para saber las palabras y el lenguaje a utilizar pues un evento como el que implica la interpretación jurídica se trata de espacio, tiempo y contexto ritualizados, por lo que la lengua se vuelve también especial, por estar conformada por los componentes propios de la comunidad de la que se forme parte”, concluyó Briceño Chel.
BOLETIN DE ACAMAYA