jueves, 28 de julio de 2011

La coyuntura…



EN EL 164 ANIVERSARIO DEL INICIO DE LA GUERRA
Por Carlos Chablé Mendoza

La celebración del inicio del levantamiento maya de 1847, mas conocido como la guerra de castas, cobra particular importancia en esta coyuntura pues se da precisamente en el comienzo de una nueva etapa de la historia de resistencia del pueblo maya. Es más, podemos decir que la coyuntura se caracteriza por el paso de la resistencia al ejercicio del poder, pues la llegada de Sebastián Uc Yam a la presidencia municipal de Felipe Carrillo Puerto, corazón de la zona maya, es una experiencia inédita pero no por ello obligada a satisfacer, en dos años y medio, el cien por ciento de las expectativas de los mayas y no mayas que votaron por el.
Injusto sería que unos y otros exigiéramos a quienes encabezan la actual administración municipal que compongan hoy todo lo malhecho por al menos tres o cuatro administraciones anteriores.
Lo significativo repito, es que se pasó de la resistencia al ejercicio de gobernar y del poder. La primera parte de esta experiencia de gobierno municipal, que de por sí es breve, está satisfecha: los mayas demostraron que cuando se deciden llegan a donde quieren y en este caso que nos ocupa llegaron a poner a sukum Se’ en la silla de la presidencia municipal. Acostumbrados a lo cíclico y a poner a prueba a la gente, en la reciente elección de alcaldes, delegados y subdelegados el pueblo de la zona maya obtuvo resultados que tienen que ver mas que nada con la diversidad, la oportunidad y la practica de aquel método de prueba-error. Así que si algunos periodistas se empeñan en decir machaconamente que la reciente fue una contienda entre partidos y en la que el PRI salió vencedor es simplemente un consuelo de pentontos.
La lógica popular es otra: el pueblo no pone hasta el momento, ni la pondrán creo a corto plazo, toda la carne al asador (usando términos de los tsules) , no colmará tampoco la jícara con mas agua de la que esta puede llevar (en razonamiento maya). ¿Me entiendes?
Cuando se hable el próximo 30 de julio de la “guerra de castas”, deberán tener el cuidado quienes lo hagan desde el poder de dar más señales de cambio, de ese cambio que esperan muchos. Existe la ventaja de que no le apostamos a una revolución sino simplemente a lograr un nuevo trato, llegar a una nueva relación en la que reine el respeto, la tolerancia y en la que se vean las acciones y obras posibles a favor de las comunidades mayas y las colonias populares.
Los meses que le restan al año son preámbulo de un 2012 que se antoja será también inédito pues en el ámbito municipal tomará características especiales y no es para menos. Aquí hasta la indiferencia ante el proceso electoral presidencial tendrá un valor que los políticos de todo color deberán saber asimilar si es que quieren en verdad construir y desarrollar algo nuevo en nuestra comarca.

EL RETO
No podemos exentar de responsabilidad a quienes hoy ejercen bien o mal la administración municipal, pero tampoco podemos exentar a quienes el pueblo rechazó en la pasada contienda electoral de 2010. Los primeros tienen el compromiso de hacerlo bien y mejor que los anteriores, y los segundos… si persisten con su actitud gandaya, recibirán seguramente una nueva y reeditada reprimenda del pueblo que vigila sus pasos. Si no son pentontos sabrán de lo que hablo. Es que mire, actúan como evidentes saboteadores, con impunidad. Pero la sabiduría popular les dejará caer sin aviso, de golpe, el castigo al que se están haciendo merecedores. Y luego, esos malosos al servicio de la nomenclatura tricolor se preguntarán en medio de un mar de lágrimas: ¿por qué perdimos?


NUESTROS HEROES
Los héroes mayas hace tiempo que se están convirtiendo en héroes de todos…de todos aquellos que aman esta tierra y se empeñan en verla crecer y unirse al concierto de las demás naciones, aunque no hayan nacido aquí. El municipio como el estado crece, recibimos más inmigrantes provenientes de muchas entidades, vienen a trabajar y unirse a los demás potenciando muchas veces las acciones colectivas que buscan lograr la equidad, la justicia, el desarrollo. Con los que llegan y terminan amando esta tierra nuestra se enriquece el pensamiento popular y nos convierte en una región pluriétnica y pluricultural cuya fortaleza es precisamente lo diverso.
Al recordar hoy a Manuel Antonio Ay, Cecilio Chí, Jacinto Pat, Bonifacio Novelo, José María Barrera, Bernardino Cen, Francisco May , Felipe y Elvia Carrillo Puerto, Rogerio Chalé, Concepción Cituk y Evaristo Sulub entre otros tantos héroes mayas, debemos hacerlo con un compromiso ciudadano no partidista pues estas instituciones políticas son solo herramienta para llegar y tratar de hacer pequeñas y/o grandes transformaciones, las que sean necesarias y posibles de lograr hoy desde el poder público.

EN LA CASA DEL NOJOCH
Visitamos hace unos días a don Higinio en Tepich, el primero y único hasta hoy en haber recibido la medalla al mérito indígena Cecilio Chí instaurada durante la administración de Eliseo Bahena. Reconocido con la presea por su compromiso con la historia, con el pasado y presente maya, don Higinio vive en la pobreza material y no por ello es menos o mas ignorante que otros, es más bien un abuelo mucho mas sabio que aquellos más jóvenes que se creen luces o estrellas en el firmamento maya. La sabiduría de este respetable nojoch mak radica en su comprensión de que nuestro paso por el mundo es tan breve, tan fugaz, que hay que saber aprovechar el tiempo haciendo el bien, honrando a jajal Dios, respetando a todos, sonriendo ante la adversidad, no dejándose derrotar, pensando siempre en el futuro y sobre todo que este será propiedad y bienestar de todos…de todos los que luchan por hacer mejor su comunidad sin importarles si conocerán ese futuro. Eso refleja el verbo que escuchamos en la casa del nojoch.
Esperamos entonces que los discursos que se pronuncien con motivo del 164 aniversario del inicio del levantamiento maya, sean en el idioma que sean, estén lejos de lo trillado, de los lugares comunes. Que no se repitan los rituales simulados, que no se dejen los espacios valiosos de expresión a los demagogos y a los oportunistas, que no sedamos lugar a los falsos redentores. Que esos espacios sirvan mejor para que se manifiesten aquellos que decidan comprometerse mas, para dar muestras de capacidad y tolerancia, para rendir cuentas, y porque no , para ofrecer las disculpas necesarias ante los errores que se hayan cometido en los primeros cien días de gobierno.

Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, 26 de julio de 2011.