lunes, 10 de marzo de 2008

ELVIA CARRILLO PUERTO

La precursora

F. Carrillo Puerto, Q. Roo, 7 marzo de 2008.- Aunque fue a partir de los años 50 cuando el Estado Mexicano comenzó a atender el tema relacionado con los derechos de la mujer debido a los avances en la legislación internacional, debemos recordar que desde antes hubieron en nuestra historia regional mujeres que lucharon y pusieron en riesgo sus vidas para que las féminas de hoy vivan en un marco donde existen algunos avances, aunque la explotación y la discriminación son dos situaciones que siguen existiendo y todos, hombres y mujeres, debemos luchar por erradicar, señaló el cronista de la ciudad Carlos Chablé Mendoza.

Una de estas mujeres destacadas fue Elvia Carrillo Puerto que luchó por la reivindicación de los derechos políticos de las mujeres y que en su tiempo llegó a presentar ante el Congreso de la Unión una reforma al artículo 34 Constitucional. Elvia nació en Motul, Yucatán el 6 de diciembre de 1878, fue hermana del que habría de ser gobernador de ese estado, Felipe Carrillo Puerto.

- Excelente maya hablante, culta y muy bella, se le reconoce en muchos lugares del país y fuera de el como una gran revolucionaria feminista que luchó durante toda su vida por los derechos de la mujer, sobre todo de las indígenas, de las campesinas mayas y las obreras mexicanas, por ello debería ser recordada y homenajeada también en el Día Internacional de la Mujer, señaló Chablé Mendoza.

Según la investigadora Monique J. Lemaitre León de la Northern Illinois University Elvia Carrillo Puerto nace cuando el cambio en la producción agrícola en Yucatán se está también traduciendo en un drástico y dramático incremento en la cantidad de peones acasillados en las haciendas henequeneras. La existencia miserable de estos peones y las injusticias sociales causaron una profunda impresión en los hermanos Carrillo Puerto desde su infancia, notablemente en Felipe y Elvia.

En su edición del año pasado la revista de la agrupación “Diversa” mencionó entre otros datos importantes que Elvia contrajo matrimonio a los 13 años y enviudó 10 años más tarde, hecho que le otorga la mayoría de edad a los 23 años, en una época en que la edad de la emancipación de las mujeres solteras se alcanzaba hasta los 31. Esta experiencia la impulsó a crear en 1912 en Motul, Yucatán la primera organización femenina campesina. Un año más tarde ya se le reconoce importancia por su numeroso contingente, y por buscar incorporar a las mujeres en la política agraria. Elvia se encarga de organizar grupos feministas de reflexión en Yucatán y en la Ciudad de México previo a los trabajos del Primer Encuentro Feminista, fue la primera candidata socialista electa al congreso yucateco, desempeñó su cargo de diputada por dos años y tuvo que dejarlo por amenazas de muerte.

El cronista mencionó que en 1923, Elvia acompañada de Gloria Mireya Rosado y Susana Betancourt, asistió al Congreso Panamericano de Mujeres en la Ciudad de México. La delegación yucateca se destacó como la más radical del Congreso y lograron consenso en el voto femenino, este último se convirtió luego en el punto central de las demandas de los grupos feministas de México y del resto de América Latina. De 1925 hasta los años cincuenta Elvia fundó un sinnúmero de ligas feministas, recopiló cientos de firmas a favor de la legalización del voto femenino y tuvo entrevistas al respecto con todos los presidentes de la república hasta que en 1958 se le otorgó a la mujer el derecho de votar en elecciones presidenciales. Fueron largos años de lucha y de pobreza que pasó en un humildísimo apartamento de la Ribera de San Cosme, en la ciudad de México donde vivía con su única nieta. Murió en 1968 a los 90 años y sus restos reposan en el cementerio de Mérida junto con los de sus hermanos.