jueves, 21 de agosto de 2008

LOS RETOS DE LA UNIVERSIDAD INTERCULTURAL MAYA

Por Carlos Chablé Mendoza

Cronista de la Ciudad de Felipe Carrillo Puerto

Había en ellos sabiduría. No había entonces pecado. Había santa devoción en ellos. Saludables vivían… Rectamente erguido iba su cuerpo entonces. No fue así lo que hicieron los Tsules cuando llegaron aquí, ellos enseñaron el miedo; y vinieron a marchitar las flores. Para que su flor viviese, dañaron y sorbieron la flor de nosotros.

El Chilam Balam de Chumayel.

Sería un poco largo enlistar y reflexionar sobre los desafíos que deberá abordar el proyecto de Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo (UIMQROO), solo mencionaré los que considero más significativos: romper el carácter localista que algunos quieren imprimirle, iniciar el proceso de recuperación de nuestros saberes ancestrales mayas y consolidarse como alternativa educativa viable a nivel Área Maya. En el decreto de creación de la UIMQROO no encontraremos seguramente el reflejo de alguno de estos retos, pues solo es el respaldo o fundamentación legal que permitió el surgimiento de lo que podría llegar a ser el principal referente educativo intercultural de la región. O sea, que la UIMQROO esta en construcción y soy de los que están convencidos de que en esta construcción deben participar todos los sectores de la sociedad y por supuesto de manera determinante los mayas.

Por ello resultó muy importante cuando el año pasado, antes de iniciar la edificación de su sede en una porción de nuestra selva exuberante, se pidió el permiso de los Yumtsilo’ob, espíritus protectores. Este hecho que considera la cosmovisión maya como aspecto básico en cualquier empresa marcó el rumbo y nos habla de la orientación de este proyecto educativo universitario intercultural indígena, uno de los nueve que están en marcha en nuestro país.

En este marco, comento a ustedes que fue un privilegio para mí haber estado presente el pasado lunes 18 por la mañana en una ceremonia maya con la que se inició el Programa de inmersión al modelo intercultural (Pimi) en el que participan unos 175 alumnos y alumnas de nuevo ingreso junto con los maestros y su rector. Tal vez muchos de estos jóvenes no alcanzaron a comprender inmediatamente los alcances de esta ceremonia realizada por don Juan Lavadores, conocido y respetado J-men, pero el profesor Martiniano Pérez Angulo, docente recién incorporado a la UIMQROO, se encargó de explicarles la trascendencia de este acto que forma parte de nuestras prácticas espirituales mayas vigentes.

La comunidad universitaria crece, a los casi 200 que iniciaron el ciclo anterior, a la veintena de docentes y un numero casi similar de trabajadores administrativos se suman estos jóvenes que serán en 2012 la segunda generación.

LOS RETOS

Romper el carácter localista que algunos quieren imprimirle a nuestra universidad es vital, pues déjeme decirle que a estas alturas de la película hay quienes siguen justificando, sin que se lo pidan, la creación de la UIMQROO en el municipio de José Maria Morelos y se preocupan en destacar que si no se hizo en Felipe Carrillo Puerto fue por la falta de interés de la administración municipal anterior.

El solo hecho de que muchos jóvenes hayan venido de diversos estados del país para estudiar en esta universidad y de que los quintanarroenses sean base importante de la misma debe indicar, a quienes se empeñan en querer hacer de este proyecto universitario intercultural un proyecto “morelense”, que su visión e intención es corta y equivocada. La Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo como las otras existentes en nuestro México Plurietnico y Multicultural son parte de un largo proceso de descolonización que tuvo su máxima expresión en los levantamientos mayas como la llamada Guerra de Castas de 1847. Hoy los tiempos son distintos y nuestras armas preferidas son la ciencia y la tecnología; el arte y la educación, y nuestros principales contingentes se integrarán con los jóvenes profesionistas mayas que egresarán no solo de esta universidad sino de otros centros de educación superior no menos importantes como el Instituto Tecnológico Superior con sede en Carrillo Puerto y la misma UQROO con sede en Chetumal.

La creación de las unidades académicas de la UIMQROO en otros municipios, en los que existan condiciones optimas para ello, vendrá a fortalecer este proceso que a su vez potenciará los esfuerzos que los gobiernos federal y estatal realizan para poner ya a nuestra región en la plataforma del desarrollo integral con identidad maya poniendo fin a la larga etapa de marginación y abandono que se padece.

Habrá grandes maestros, grandes sabios, grandes magos. Sale lo que esta en el cielo en el 12 ahau: será el Ah Kin quien se siente en la estera y en el trono con la máscara de jaguar

El libro de los libros de Chilam Balam.

Cuando escuche los ruegos y los augurios del J-men durante la ceremonia realizada en aquella mañana nublosa, recordé estos dos pasajes de los Chilames que hoy comparto con ustedes, el primero recuerda la “edad de oro maya” y lo que vino con la invasión ibérica; el segundo pronostica el fin del colonialismo.

Miren que es trascendente la misión de nuestra universidad, las palabras del rector Francisco Rosado May, fueron elocuentes en este sentido pues comentó a los estudiantes que en una entrevista con las autoridades alguien le dijo, palabras más palabras menos, lo siguiente: Ya no podemos invertir millones para consolidar la marginación de la zona maya, la universidad tiene que impulsar el desarrollo.

En este sentido, la cosmovisión maya juega un papel importante para la atención de los otros dos retos que mencioné al comenzar este rollo: iniciar el proceso de recuperación de nuestros saberes ancestrales y consolidar la universidad como alternativa educativa viable a nivel Área Maya. Así que saber de boca de los propios maestros que el libro “Raxalaj Mayab’ K’aslemalil, Cosmovisión Maya, plenitud de la vida” forma parte del acervo bibliográfico inicial de la universidad fue conocer uno de los buenos augurios que rodean a la UIMQROO.

Por cierto, uno de los autores de este libro que refleja parte de la sabiduría y conocimientos del Pueblo Maya, me obsequió amablemente un ejemplar durante nuestra reciente participación en el Octavo Encuentro Lingüístico y Cultural Maya celebrado en Jolom Konob’, Guatemala. En otra ocasión les comentaré sobre este volumen y del mismo encuentro que forman parte de este proceso de rearticulación maya.

Hoy termino felicitando al dr. Rosado May por su jovial constancia y determinación con las que sigue adelante en la concreción de sus sueños e invito a la sociedad quintanarroense, en especial a las organizaciones e instituciones mayas, para acompañar y dar toda su solidaridad, sin rodeos ni tintes políticos, a este proyecto que puede llegar a ser el mejor de nuestros frutos: la Universidad Intercultural Maya de Quintana Roo.

Felipe Carrillo Puerto, Quintana Roo, 18 de agosto de 2008. “Año de la Insurrección Maya de 1847”