miércoles, 10 de diciembre de 2008

TURISMO EN CARRILLO PUERTO



Es necesario revisar los proyectos de las pasadas administraciones, sus logros y alcances ya que desde hace al menos tres administraciones municipales anteriores se viene hablando de iniciar el despegue hacia la actividad eco turística y ninguna ha podido concretar algo importante o sustancial, afirmó el cronista de la Ciudad Carlos Chablé Mendoza durante el Foro de análisis “Alternativas para el desarrollo del turismo en la zona maya centro de Quintana Roo”.

En el evento realizado en la Casa de la Cultura el cronista mencionó también que podría ser un error pensar que con este foro se inicia todo, pues además de los gobiernos municipales anteriores, varias organizaciones de la sociedad civil han planteado e incluso desarrollado sus propuestas para hacer del turismo una actividad que contribuya al desarrollo municipal.

Señaló que seguir hablando de nuestra región como “zona maya” resulta ya anacrónico y es que esa denominación trae consigo una fuerte carga de discriminación más que de reconocimiento de los derechos del pueblo maya al desarrollo. - Lo mismo parece estas ocurriendo con la designación muy reciente de Carrillo Puerto como “capital de la cultura maya”, y se pregunto: ¿Por ser mayas no tenemos derecho a disfrutar de los eventos y exposiciones artísticas de corte internacional que la instancia cultural estatal lleva al sur y norte de nuestra entidad?

Recalcó que zonificar ha sido fatal, porque las regiones de México son importantes precisamente por su orografía, naturaleza y por las culturas que existen en ellas. Nuestra riqueza pluriétnica y pluricultural es ciertamente por la diversidad de sus regiones, en ellas cada cultura responde a un contexto natural y por supuesto a un territorio.

Por eso, a la hora de planear el desarrollo económico que busque beneficiar a la población es mejor pensar en las regiones, en este caso especial en la región Maya quintanarroense. Sin olvidar que toda la península de Yucatán es Maya como Maya es prácticamente toda Centroamérica.

El turismo que se pretenda impulsar en nuestra región deben ser de bajo impacto entendiendo por esto último que no dañen ni destruyan nuestro patrimonio cultural y biodiversidad; sobre todo debe pensarse en las alternativas para el desarrollo del turismo en el marco de un plan de desarrollo regional con identidad Maya que incluya una diversidad de actividades productivas.

- El turismo debe dejar de verse como única actividad motora de la economía de la entidad, debe ser parte del desarrollo integral de lo contrario estaremos a merced y muy vulnerables ante los altibajos y crisis económicas, concluyó.