lunes, 22 de diciembre de 2008

URGE REIVINDICAR LA CULTURA MAYA


CAMPECHE, Cam. 20 de diciembre.- La Premio Nóbel de la Paz, Rigoberta Menchú Tum, llamó a los pueblos mayas de Campeche y México a reivindicar la gran civilización de la que son hijos, con su ideología, filosofía de vida, sistema y calendario ancestral.“Los pueblos mayenses somos hijos de una civilización ancestral y si todo mundo entiende que somos hijos de esta civilización, van a entender porqué durante muchos milenios estamos aquí, vivos, desarrollando con mucha plenitud esa civilización que aún perdura con todas sus cosas, con todas sus reglas, porque toda civilización tiene un sistema, no es solamente cultura”, indicó.
“El mensaje para estos pueblos es que llegó la hora de reivindicar su civilización, de reivindicar sus ancestros, su calendario maya, sagrado y universal, y que aún ahora, es tan necesario para la humanidad, para volver al ritmo natural de la vida”, agregó.

“El calendario ancestral nos indica que todos nosotros sigamos de acuerdo a la voluntad de la luna, del sol, de la tierra, de las energías cósmicas y de la filosofía e ideología de su civilización, por eso jamás se han comprendido la lucha de los pueblos indígenas, porque no se reconoció que ellos son hijos de una civilización, y ésta también tiene ideología, filosofía de la vida y sistema, como cualquier civilización del planeta”, apuntó.
En conferencia de prensa, la también ex candidata presidencial de Guatemala manifestó que todo esto es “una enseñanza que hay que empezar a dar a nuestros hijos y a nuestras hijas, de esta manera, nuestros pueblos van a recordar su dignidad y la defensa legítima de esta civilización que, por muchos años, fue opacada”.

“Por eso, no somos etnias, he oido esa palabra en toda mi trayectoria, sobre todo en México, todos los mexicanos tienen que cambiar su lenguaje en relación a los pueblos indígenas, somos un pueblo, eso ya es un derecho internacional, universal, porque existe la declaración universal de los derechos de los pueblos indígenas, que ya fue aprobada por la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”, expresó.

“Han pasado dos años que existe la declaración universal y esa declaración dice que estos pueblos son nuestros y tienen derechos a una filosofía de vida, a una espiritualidad propia, son 42 artículos”, abundó y puntualizó que se siente “orgullosa como maya de haber sido una de las promotoras, entre tantos hermanos y hermanas del mundo”.

Menchú Tum dijo que seguramente, se esconde la declaración, “porque no lo hicieron los pueblos originarios, no fue la voluntad de los pueblos originarios, sino fue la voluntad de las naciones del planeta, quienes fueron las que impusieron estos conceptos que no nos hubiera gustado así, sin embargo, ya es un derecho internacional”.

“Pero también, aparte de lo que diga todo papel, también en nuestros pueblos existe la práctica cotidiana de la espiritualidad, del ritmo del tiempo, las energías de los hijos y las hijas, todo eso nos toca fortalecer y no vengo sólo a recibir un premio, sino a reinvidicar, junto a nuestros hermanos y hermanas, los derechos que aún los tenemos en suspenso y que necesitamos reactivarlos”, asentó.

En un principio, la luchadora maya emitió un saludo a los mayas de Guatemala y de toda Mesoamérica, les deseó “mucho éxito” y pidió que “se mantengan unidos, en armonía en las comunidades, que pongan por encima a sus hijos y a sus hijas, porque el tiempo que vivimos, es un tiempo muy duro para toda la humanidad, especialmente para nuestros pueblos, que no han tenido bienestar, justicia y que no han tenido el desarrollo pleno que todo ser humano tiene derecho a tener”.

“Saludó a los guatemaltecos asentados en Campeche, los que algunas vez salieron de la tierra por tanta represión y muerte, y que hoy han encontrado acá la tranquilidad de su vida, quiero desearles mucha prosperidad, sobre todo que no pierdan la integridad, que preserven la memoria del genocidio que vivieron en Guatemala, la memoria de la paz que se puede vivir, y que han pasado desafortunadamente por situaciones muy duras, como fue el conflicto armado en Guatemala”, añadió.

Finalmente, se solidarizó con las y los jóvenes de Campeche y México, en general, porque “son personas que deben elevar mucho su autoestima, porque hoy la juventud tiene grandes desafíos, uno es la participación, lograr una eficiente participación en los diversos campos de decisiones, tanto políticos, como en general”.
Por la mañana, Rigoberta Menchú sostuvo un desayuno con distinguidas mujeres de Campeche, encabezadas por la presidenta del DIF estatal, María del Carmen Montero de Hurtado, y por la noche, recibió el Premio “Santiago Pacheco Cruz”, en el marco de la Feria del Holoch, en Tenabo.
(Por Daniel Sánchez. Por Esto)