lunes, 24 de noviembre de 2008

Pueblos Indígenas y su derecho a la comunicación

El II Congreso Nacional de Comunicación Indígena(CNCI) puso de manifiesto las contradicciones del discurso oficial en distintos niveles de gobierno, pues por un lado en la constitución se reconoce el origen pluriétnico y pluricultural de la nación pero por el otro, no se dan pasos para garantizar a los pueblos y comunidades indígenas su derecho a la comunicación, indicó Marisol Berlín Villafaña, integrante de la Comisión Nacional de Seguimiento del CNCI y presidenta del Centro Quintanarroense de Desarrollo, AC (Ceqroode).

Resaltó que los asistentes al II Congreso denunciaron el incumplimiento del Congreso de la Unión para legislar una nueva Ley Federal de Radio y Televisión, con base en la declaratoria de inconstitucionalidad que dictó la Suprema Corte de Justicia de la Nación sobre varios artículos de la Ley Televisa.

-Además de que no se concretó una propuesta de ley durante 2008, el senado de la república y el ejecutivo federal a través de la COFETEL han ignorado a las radios comunitarias e indígenas en el acuerdo en el que se establecen los requisitos para llevar a cabo el cambio de frecuencias de banda de amplitud modulada (AM) a banda de frecuencia modulada (FM), los llamados “combos”. Nuestra demanda es que se otorguen a las radiodifusoras indígenas y comunitarias cuando menos un tercio de los frecuencias posibles.
Es tal la falta de equidad que se abre por el punto de acuerdo presentado por el legislador Beltrones, votado el 15 de septiembre, que se da prioridad a las radios comerciales para lograr la reconversión tecnológica entregándoles una frecuencia modulada por encima de las que requieren las permisionadas que operan las instituciones educativas, la CDI y los sistemas estatales.

“No hay una palabra en la Ley Beltrones a favor de los medios de comunicación indígenas. ¿Dónde quedan los derechos de los pueblos indígenas a contar con sus radioemisoras propias como lo establecen las leyes de derechos, cultura y organización indígena estatal y federal, se preguntó Berlín Villafaña.

A lo anterior se suma la persecución contra emisoras de carácter social en vías de regularización y la criminalización de los esfuerzos radiofónicos ciudadanos como Frecuencia Libre 99.1, Radio Tierra y Libertad de Monterrey, Nuevo León, Radio Ñomndaa La Palabra del Agua de Xochixtlahuaca, Guerrero, y Radio La Rabiosa de Huajuapan de León; así como la impunidad y el desdén con que se mantienen los asesinatos de dos periodistas indígenas Triques.

Coincidió con el especialista en medios de comunicación y ex legislador panista Javier Corral Jurado que en opinión publicada en el Universal recalcó “que la clase política tiene bien ganados varios de los reclamos, recomendaciones y exigencias que se asentaron en la declaratoria del II Congreso Nacional de Comunicación Indígena(CNCI) celebrado el 12 y 13 de noviembre en el DF y que reunió a comunicadores de 18 estados entre ellos Quintana Roo.