viernes, 4 de julio de 2008

EL EXINTERNADO “GRAL. LAZARO CARDENAS”


A propósito de su anunciado rescate…

Por Carlos Chablé Mendoza
Cronista de la Ciudad de Felipe Carrillo Puerto.

Fue semillero de individuos que se formaron como ciudadanos y de los cuales algunos hoy son, o ya han sido, personajes destacados en la vida económica, social y política de nuestra región, actualmente esta en el abandono y a la espera de que los anuncios de su rehabilitación se cumplan. Podríamos hacer ya, con dichos anuncios del rescate del ex internado de Felipe Carrillo Puerto, un breve compendio.

Para demostrar la justeza de nuestra reflexión inicial creo que es prudente hablar de algunos antecedentes, así encontramos en la Enciclopedia de Quintana Roo que la reconstrucción del edificio aledaño a la iglesia Balam Naj para abrir el internado fue una de las primeras obras del general Lázaro Cárdenas una vez que reintegró el Territorio Federal de Quintana Roo en 1935. Según esta valiosa publicación el lugar había sido utilizado anteriormente como cuartel y hospital.

Recordamos también lo publicado en la revista Nicte T’an en marzo de 2001, por el entonces cronista de la ciudad, prof. Gregorio Pérez Cauich (+) acerca de este edificio. El bien recordado Goyito mencionó en su escrito que en mayo de 1935 se aprobó su fundación pero extrañamente en Vigía Chico, un sitio inhóspito, insalubre y sin tierras aptas para el cultivo, y sobre todo sin local, por lo que las autoridades educativas del territorio pidieron que se estableciera en Felipe Carrillo Puerto. Doña Elma Poot Dzib, de la comunidad de Uh-May tuvo la amabilidad de proporcionarnos la fotografía de un grupo de siete albañiles que participaron en la reconstrucción del edificio que ocuparía el internado misma que incluimos en esta colaboración.

No mencionó el cronista lo que ocurrió en el lapso posterior, pero si registró que fue clausurado en 1942 cuando entró en funciones la escuela primaria Moisés Sáenz. En 1958 se abrió nuevamente como centro de capacitación recibiendo a originarios de diversas comunidades mayas, su director fue el profesor Neftalí Moreno y entre los docentes se contaba al profesor Lorenzo Villanueva Herrera, quien por cierto recibió del Ayuntamiento 2005-2008 un reconocimiento como ciudadano distinguido.

Durante varios lustros y hasta no hace unos cuantos años el edificio albergó diversas oficinas del sistema educativo pero esto no significó que por ello se hubieran hecho obras importantes de mantenimiento o rehabilitaciones oportunas. El mural del maestro Jorge Antonio Corona Noriega que se encuentra en el interior no solo es testigo sino también víctima del abandono.

Según nota informativa del 6 de febrero de 2001 publicada en el Diario de Yucatán, artistas y representantes de la sociedad organizada de Felipe Carrillo Puerto con el respaldo de las firmas de 500 vecinos habían pedido la restauración del ex internado. La solicitud fue presentada en representación de la comunidad por la profesora Luz Arévalo Montalvo al entonces gobernador Joaquín Hendricks Díaz. La petición fue apoyada por usuarios de la Casa de la Cultura, maestros, ex presidentes municipales, y representantes de diversas asociaciones como el Ceqroode, AC, Econciencia, AC, Sindicato Único de Trabajadores al Servicio del Ayuntamiento y la Federación de Trabajadores de la CTM, entre otras. Propusieron en su documento que el antiguo edificio formara junto con la Casa de la Cultura un complejo arquitectónico destinado a ofrecer bienes y servicios artísticos y culturales.

El 17 de febrero del mismo año, arquitectos enviados por el gobierno del estado realizaron una verificación del edificio para elaborar el proyecto y mediante oficio dos días después el entonces coordinador de la Casa de la Cultura, Marco Antonio Carballo Tadeo, convocó a una reunión a la comunidad artística para elaborar una propuesta de los espacios a crear con la rehabilitación del inmueble y el uso que tendrían. Hasta donde se sabe dicha reunión se hizo, se entregó la propuesta y según informó la entonces directora general del IQC, Norma Jiménez De León, el encargado de asesorar el proyecto sería el arquitecto Carlos Flores Marini, quien por cierto estuvo a cargo también del proyecto de rescate histórico de Chetumal.

Pasaron casi 18 meses sin que pudiéramos percibir algún avance en el rescate del ex internado y fue hasta el 15 de octubre de 2002 cuando nuevamente se habló del tema durante el Primer Encuentro de Cronistas realizado en esta ciudad en el marco de las celebraciones por el Centenario de la creación del Territorio de Quintana Roo. Un encuentro en el que hubo poca respuesta por parte de los cronistas de otros municipios del estado pues solo asistió el cronista vitalicio de Chetumal Ignacio Herrera Muñoz y el anfitrión Mario Chan Collí así como representantes de la Secretaria Estatal de Administración y de la Casa de la Cultura.

Al inaugurar el encuentro en el mismo ex internado, el presidente municipal Javier Novelo Ordóñez anunció que seguían gestionando recursos económicos, para que en el 2003 se rehabilitaran las instalaciones de ese sitio histórico, así como para construir el parque ecológico “El Centenario”, que estaría a escasos 300 metros del ex internado, en donde funcionó un museo etnográfico, sobre la avenida Constituyentes.

En nota informativa del Diario de Yucatán del 16 de octubre se mencionaba que el ex internado albergaría un museo, un centro de documentación, salas de música y otros servicios que proporcionaría la Casa de la Cultura. Novelo Ordóñez también informó acerca de una visita realizada por la directora del INAH Adriana Velásquez Morlet a Tihosuco, Lalcah y Vigía Chico así como otros puntos que serían incluidos en este proyecto de rescate a realizarse en el año 2003.

La lista de ofrecimientos fue larga y los carrilloportenses nos emocionamos al enterarnos de otros anuncios hechos por el alcalde como el rescate de las partes de la antigua locomotora que se encuentran dispersas en esta ciudad y Vigía Chico para que sean parte del proyecto y contar así con más atractivos para el turismo.

Han pasado ya 7 largos años sin que nada de lo anunciado se realizara, el edificio sigue abandonado, ocasionalmente se han hecho algunos eventos educativos y culturales en su corredor frontal. Sus muros han sido espacio aprovechado por nuestros efebos grafiteros en ciernes y, hasta antes de la vigilancia policíaca ordenada por el nuevo Ayuntamiento, su amplio corredor era la sede de encuentros amorosos de jóvenes fogosos que sabían aprovechar la oscuridad y el abandono de este sitio.

Todo el recuento anterior cobra especial importancia porque el pasado 26 de mayo, luego de dar posesión al profesor Juan Francisco Montero Medina como director de la Casa de la Cultura, el secretario de cultura Manuel Valencia Cardín junto con el presidente municipal Valfre Cetz Cen visitó el antiguo edificio y anunció que será rescatado para convertirlo en el Museo de la Ciudad de Felipe Carrillo Puerto. Dijo que el gobernador del estado está enterado de la propuesta y ha dado su total respaldo, de tal suerte que se trabajará en la elaboración del proyecto en el que participaran el gobierno del estado, el Ayuntamiento y el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes.

Anunció también que se convocará a la gente de Felipe Carrillo Puerto para que colabore en la creación del Museo de la Ciudad aportando, ya sea a través de una donación o de un comodato, objetos antiguos con valor histórico. Asimismo, anticipó que el parque donde se localiza la Pila de los Azotes, frente al ex internado, será también convertido en un “oasis cultural”, al que se le instalará un equipo de audio para ambientarlo con música clásica, similar a lo que se realizará en el Parque de los Caimanes de Chetumal.

Es nuestro interés y deseo, como el de muchos carrilloportenses interesados en el desarrollo de nuestra ciudad y municipio, de que en los próximos meses podamos hacer un sincero reconocimiento a quienes hagan realidad el rescate del ex internado indígena Gral. Lázaro Cárdenas.

F. Carrillo Puerto, Quintana Roo, 6 de junio de 2008