martes, 31 de julio de 2007

Quintana Roo en el VII Encuentro de la Cultura Maya

Ponencia presentada en la mesa de Educación por Gonzalo Pech Chuc, miembro de la Academia de la Lengua y Cultura Mayas de Quintana Roo, delegado por México.

En México los pueblos indígenas (máasewáalo’ob) están demandando al Gobierno que se respete la Ley General de Derechos Lingüísticos de los pueblos indígenas, decretada el 13 de marzo de 2003 y publicada en diferentes medios; la marginación de los habitantes de los pueblos indígenas ha ocasionado que caiga poco a poco en desuso la lengua ¿por qué? Porque en el sistema escolarizado no dan oportunidades a los especializados en el tema de EDUCACIÒN, en cuanto a enseñanza, difusión y promoción del uso de las lenguas indígenas; como en el caso de la lengua maya en la región peninsular de México.

En Quintana Roo el sistema educativo requiere preparar al personal y maestros en el tema y no sucede así. Enseñan la lecto-escritura en diferentes modalidades y alfabetos, dan preferencia a maestros no preparados mientras que las personas preparadas quedamos marginadas, limitadas para impartir nuestros conocimientos y las manifestaciones culturales a las futuras generaciones como lo hicieron nuestros ancestros con nosotros cuando nos enseñaron.

Hay avances en la introducción de la cultura maya a la educación, ya que en el Estado de Quintana Roo está en puerta la apertura de la Universidad Intercultural Maya de José María Morelos; en escuelas de nivel superior como el Centro Regional de Educación Normal Superior de Felipe Carrillo Puerto y Bacalar donde se imparte como asignatura extracurricular la lengua maya; en Primarias Urbanas y Rurales, y Secundarias Federales, Técnicas y Agropecuarias también ya se está implantando el tema de Educación indígena conforme al uso del alfabeto de 1984. Al igual en instituciones educativas públicas como el Instituto Nacional para la Educación de los Adultos en la Península de Yucatán, que acaba de editar materiales bilingües para la alfabetización de jóvenes y adultos mientras otras asociaciones civiles como la Academia de la Lengua y Cultura Mayas de Quintana Roo, Centro Quintanarroense de Desarrollo, Makan Xook, U maalobil ti tuláakal mak, entre otras, promueven la enseñanza de la lecto-escritura de la lengua maya.

Actualmente, hay organizaciones que realizan encuentros de niños y niñas de la zona maya de Quintana Roo. Los niños demandan al gobierno atención de necesidades en sus escuelas para mejorar la educación indígena; la niñez maya quiere incursionar en las manifestaciones culturales y los maestros requieren de la participación de personas preparadas en estos temas para exponer y motivarlos a vivir su cultura con orgullo y alegría.

Hace falta fomentar actividades de enseñanza de la lecto-escritura maya en otras instituciones no educativas sobre todo a trabajadores y funcionarios de dependencias de los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal) para que atiendan a la población maya-hablante y éstos sientan motivación a hablar su lengua en lugares públicos y particulares.

Es importante destacar la función de las organizaciones civiles en la tarea de preservar las lenguas indígenas de nuestro país para que la niñez indígena sea atendida en educación bilingüe y preparada para recibir el patrimonio lingüístico, ya que solamente así revalorarán y preservarán su uso y sentirán arraigo hacia su propio entorno.

Los indígenas transmiten sus conocimientos ancestrales de generación en generación en forma hereditaria, desde nuestra primera etapa de vida nos enseñan los valores culturales y la educación familiar. En la escuela desarrollamos lo que aprendemos de nuestra familia.

PROPUESTAS:

  • Más apoyos a proyectos culturales para fortalecer la difusión, promoción y enseñanza de la lengua maya a las instituciones y las organizaciones.
  • Que en los programas educativos del gobierno otorguen espacios a Instructores comunitarios, promotores culturales de las organizaciones para que expongan, difundan y preserven el uso de la lengua maya y que en un futuro a corto plazo sean preparados todos los niños, las niñas, los y las jóvenes indígenas de las escuelas.
  • Organizar actividades culturales, recreativas y educativas en las comunidades, en las cuales se realicen encuentros con niños y jóvenes donde los dignatarios y sacerdotes mayas compartan la cultura en sus diferentes manifestaciones y motivarlos a preservar parte de ello a través de la lengua maya.
  • Que las organizaciones mayas presenten a las autoridades de su región una lista de personas que cubran el perfil para formar a los estudiantes en la lecto-escritura y cultura mayas.
  • Que los promotores culturales mayas sean reconocidos o certificados como maestros de lengua y cultura maya por sus organizaciones.